Los cinco arcos

1.-Función estructural de los cinco arcos:

Imagine un arco romano, está formado por múltiples bloques, colocados en forma de arco, si esta estructura está alineada siguiendo la línea del arco, puede soportar una cantidad considerable de carga, si alguno de los bloques pierde su alineación, el arco perderá su capacidad de soportar carga y colapsará.

En nuestro cuerpo, el arco del torso está conformado por cada una de las vértebras de la columna, los arcos de brazos y piernas se pueden separar en tres secciones para su estudio, pero no profundizaremos más en esto por ahora.

 

Función generadora y transmisora de energía de los cinco arcos.

Al igual que un arco se tensa para lanzar flechas, los arcos de nuestro cuerpo se pueden tensar. Esto es lo que en taijiquan se denomina kai (abrir), siendo lo opuesto he (cerrar) que es cuando el arco pierde su tensión, ya sea porque se ha emitido fuerza, o por que esta se ha trasladado a otra sección del cuerpo.

Esto, está íntimamente ligado a la energía en espiral, ya que abrir implica generar alguna tensión en el arco enrollándolo, y cerrar se corresponde con liberar la tensión, y desenrollar.

El soporte físico para enrollar y desenrollar la energía se encuentra en los tendones, músculos y huesos que componen nuestras piernas, brazos y columna vertebral.

La relación entre los cinco arcos y como se transmite la fuerza entre ellos requiere una explicación oral.